Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Curiosidades’ Category

!Los motivados! Esa clase de personas que pueden echarle horas y horas a algo sólo por el gusto y placer de hacerlo. Vale que a veces ganan dinero con ello, pero aún así, hay veces que ese dinero no compensa el tiempo y trabajo por sí mismo. Hay algo más. Todos los conocemos y sabemos de qué tipo de personas estoy hablando. Pues lo que vengo a decir aquí en mi privado lugar de Internet es que me apasionan y los respeto mucho. Me cautivan y me puedo pasar horas leyendo y pensando sobre ellos. ¡¡Se podría decir que soy un motivado de los motivados!!

Y ahora os vengo con un ejemplo de esos que hacen que te caigas pa’tras al leerlo. A mi me ha dejado planchado. Antes voy a poner un poco en antecedentes para que nos hagamos una idea de la magnitud de la motivación de esta gente.

El tema del que trataremos hoy son las matemáticas (“jo que rollo!!” dirán muchos). Pero no las Matemáticas así con M mayúscula, sino una parte pequeña pero muuuuuy importante como son las demostraciones matemáticas. Todos sabemos que en las matemáticas se formulan teorías, teoremas e hipótesis que para que tengan su validez es necesario demostrar con un razonamiento lógico-matemático (a veces las mates se escapan de la lógica cierto). Hay teoremas con demostraciones muy facilitas y otros muy complicadas. De hecho son famosos los, aún no demostrados, 7 Problemas del Milenio por los que se paga un millón de dólares al que consiga demostrarlos (si es que las matemáticas sí que molan :D) o uno muy famoso también como era el Último teorema de Fermat que fue resuelto hace poco. Voy a hablar un poco de este último.

Fermat, que aunque no lo pareciera por su foto, era un tipo muy cachondo, le gustaba escribir enunciados de problemas y teoremas en los cantos de los libros. Luego el amigo los demostraba donde tocara. El caso es que en el lomo de su libro Arithmetica de Diofanto escribió su famoso teorema con la siguiente enunciación:

Es imposible descomponer un cubo en dos cubos, un bicuadrado en dos bicuadrados, y en general, una potencia cualquiera, aparte del cuadrado, en dos potencias del mismo exponente. He encontrado una demostración realmente admirable, pero el margen del libro es muy pequeño para ponerla.

Lo malo fue que se murió poco después y esa demostración nunca llegó a la luz. Lo dicho, un cachondo. El caso es que este problema ha estado en la cabeza de los matemáticos años tras años hasta que alguien dio con la solución. Y cuando digo años me refiero a AÑOS. Más de 300 de hecho. En 1995, Andrew Wiles (con algo de ayuda, todo hay que decirlo) consigue demostrar este teorema y lo publica en la revista Annals of Mathematics. Pues la gracia de todo esto (porque sé que hasta ahora, querido lector, permaneces con una cara de seriedad absoluta pensando a ver cuando este tío me hace reír. Sí lo sé) es que esa demostración ocupó nada más y nada menos que 98 páginas. Sí, 98 páginas de pura matemática nada sencilla (evitaré utilizar la palabra compleja por lo que significa, y sí, este es un chiste matemático). Una locura vamos. O lo que viene siendo un motivado de la vida.

Y ahora ya lo encauzo todo, porque esto de Fermat y el motivado Wiles no era más que una presentación. Una presentación del señor que hasta que encuentre a alguien que le pueda superar (en cualquier disciplina) se va a llevar el título, medalla, diploma y mención especial de… ¡¡¡¡Motivado del Universo!!!!

¡¡¡Este señor es Michael Aschbacher!!! ¡¡Bravo!! ¡¡Un aplauso!! … Venga que os digo por qué.

El amigo Michael es un matemático estadounidense que acaba de ganar el premio Premio Rolf Schock de Matemáticas del año 2011, que entrega la Real Academia Sueca de Ciencias, por haber conseguido demostrar del todo el teorema de clasificación de grupos finitos simples (conocido como el “Enormous Theorem”, ya imagináis por donde van los tiros). El caso es que esta demostración ocupa 15000 páginas (aproximadamente). Lo pongo en letra para que no os creais que ha sido un error tipográfico: El amigo Michael se ha currado una demostración matemática de unas QUINCE MIL PÁGINAS. Es cierto que en la demostración han participado más personas (unas 100), pero si este tío no se merece el título de Motivado del Universo, os reto a que me mostréis uno más motivado que él. Me encantará conocerle.

Y con esto acabo. Creo que no se puede decir mucho más. El tema ya está en vuestra cabeza y ahora depende de vosotros el que le deis magnitud al asunto. Yo he tardado varios días en escribir esto hasta que me hice una idea de lo que significaba. Sin más, reitero mi gran pasión por los motivados. ¡¡Larga vida!!

Un saludo a todos!!!

Anuncios

Read Full Post »

Vuelvo con uno de los temas que más me obsesionan y de los que más he hablado por aquí. La creatividad. Se podría decir que esta entrada continúa en cierta manera la que escribí hace tiempo titulada “Ese maldito número“. Os la resumo un poco. Allí, después de un extenso análisis llegaba a la conclusión de que gracias a la magia proporcionada por los sistemas digitales, cualquier realización artística podía quedar totalmente definida por un único y exclusivo número (un número muy largo pero un número al fin y al cabo).

Pues hoy voy a continuar un poco con esta reflexión. Voy a centrarme en la literatura porque es más sencillo ejemplificar, pero todo es extrapolable a cualquiera de las otras artes. El tema principal de todo esto es el hecho de si todo ya está escrito de antemano. El número de letras que existen (y por extensión de palabras) es limitado y por ello el conjunto de cosas que se pueden escribir con ellas es algo finito. De nuevo algo muy grande pero finito. La pericia del artista es la de discernir de entre todas las posibles combinaciones existentes las que son manifiestamente artísticas y proporcionan un valor añadido del resto. Esta habilidad es muy importante y por eso sólo un pequeño porcentaje de la población mundial a lo largo de la historia han sido grandes literatos, pero el caso es que cualquier persona, por puro azar podría ser capaz de escribir algo tan bueno o mejor que cualquier libro considerado una obra maestra.

Esto lo ha pensado mucha gente antes que yo. Platón o Borges ya escribieron sobre ello. Pero lo que me ha resultado gracioso, es saber que hay una parte de la comunidad científica bastante obsesionada con este tema. Estoy seguro que motivados por el eterno debate entre ciencia y arte, porque como decía el filósofo americano Sydney Hook, “la Madonna de Rafael sin Rafael, las sonatas y sinfonías de Beethoven sin Beethoven, resultan inconcebibles. En la ciencia, por otra parte, la mayoría de los hallazgos de un científico podría haberlos hallado perfectamente otro científico de su mismo campo”. Esto condena al científico a una especie de anonimato. El científico debe descubrir algo antes de que otro lo haga, pero el artística debe crear algo que antes no existiera, nadie va a escribir el libro que yo escribiría.

Pues como iba diciendo, hay un gran número de científicos empeñados en desmentir esa afirmación y por ello quieren demostrar que de forma aleatoria se puede escribir una obra literaria de gran envergadura. Todo se sustenta en el teorema de los monos infinitos expuesto por Émile Borel en 1913, que decía que un conjunto de monos infinitos tecleando al azar los teclados de máquinas de escribir es probable que, por puro azar, consigan escribir cualquier libro que se encuentre en la Biblioteca Nacional Francesa. Pues hay un proyecto iniciado en el 2003 que trata de reproducir este teorema. Se trata de un programa informático que hace esto mismo. Teclea caracteres de forma aleatoria. Se trata de medir cuánto tiempo es necesario para que se escriba una obra de Shakespeare completa de principio a fin. Por ahora, se han conseguido los siguientes logros:

  • El 3 de enero de 2005 se encontraron 24 letras consecutivas que formaban un pequeño fragmento de Enrique VI, parte 2: “RUMOUR. Open your ears; 9r”5j5&?OWTY Z0d “B-nEoF.vjSqj[…
  • Posteriormente, el mismo experimento, logró 30 letras de Julio César de Shakespeare: “Flauius. Hence: home you idle CrmS3RSs jbnKR IIYUS2([;3ei’Qqrm’”.
Parece que aún queda bastante para conseguirlo. Podeis mirar más sobre este experimento en The Monkey Shakespeare Simulator.
Pues con todo esto, creo que queda claro que aunque estamos hablando de cifras finitas, son tan grandes que como buen ingeniero que soy he de determinar que como solución es infinito, por lo que a día de hoy se puede asegurar que el trabajo que realiza el artista, lo conocido como Creatividad, es un proceso mental al alcance de algunos pocos no reproducible. Seguiremos dependiendo de esos genios para alimentar nuestra voraz ansia de cultura que tiene nuestra sociedad.
Antes de irme os dejo con una pequeña reflexión que no tiene absolutamente nada que ver con esto pero que no sabía dónde ni cómo colocarla:
¿No es un chiste irónico que la construtora que va a construir el edificio más alto del mundo pertenezca a la familia de Osama Bin Laden? (info)
Ahí lo dejo. Saludos!!

Read Full Post »

Con la tontería (y la ilusión de ver como un compañero vuelve a postear) llevo ya casi un mes sin escribir nada nuevo. Y eso se me hace difícil. Dándole vueltas al tema estrella con el que volvería a tocar el cielo surgieron en mí unos cuantos. Todos de esos temas científicos que de vez en cuando me gusta tocar. Algunos como las máquinas cuánticas, viajes en el tiempo, explicaciones neurológicas sobre cómo surge el miedo o en qué sueñan los ciegos… Hablaré sobre algunos en los próximos días, pero creo que para hoy me he reservado algo mucho mejor. Espero que os guste.

Se trata de una entrada con vídeos e imágenes de perros y gatos 🙂 Ahí van!!

Que mono:

Tortuga asesina:

Gato versus perro, round 1:

Yuhuuuuuuuu!!:

Paso de tu culo:

Masajito:

Oooooooh:

Gato cobarde:

¿Qué narices es esto?:

Gato con un peluche de perro:

Gatos versus perro, round 2:

Y el mejor de todos para mi gusto:

Espero que os hayan gustado tanto como a mí. A partir de ahora ya no veo de igual forma a los perros y a los gatos. Sólo estoy esperando que hagan gilipolleces 🙂

Fuente de imágenes www.vayagif.com. Página muy divertida y que me quita mucho tiempo de trabajo.

Read Full Post »

Sabía que merecía la pena seguir un poco más. Sabía que algo iba a sacar de ello. Aunque fuera inspiración para una nueva entrada. Algo. No me podían defraudar. Y no lo han hecho. Ayer por fin recogí las mieles de mi espera. Fue duro pero mereció la pena.

Me explico. No sé si recordareis aquella entrada que escribí hace ya nueve meses (exactamente nueve meses y cuatro días). Aquella entrada que se llamaba Clubs, en la que relataba mi afición a apuntarme a todo tipo de Clubs y qué cosas había obtenido de ello. En especial hacía referencia a cierta promoción que me hizo bastante gracia.

Pues bien, despedía aquella entrada con la siguiente frase:

Creo que voy a aprovechar este fin de semana para darme de baja de todos mis clubs. Bueno… quizá aguante un poco más 😉

Pues en efecto. Aguanté. Sabía que iba a merecer la pena. Y lo ha hecho. Ayer recibí una llamada de mi tan amado club Carrefour (que a este paso ya me pueden empezar a enviar los cheques de publicidad a mi domicilio que por supuesto ya tienen) para ofrecerme la nueva gran oferta que ha salido directa de sus grandiosas mentes pensantes. Os la cuento en detalle para que captéis su grandiosidad.

Resulta que desde hace ya un tiempo (será indeterminado ya que no conozco la fecha), la empresa Carrefour se adentró en el mundo de los seguros, vendiendo una gran cantidad de paquetes. Podéis verlo aquí (si a alguien le interesa). Pues resulta que en breve van a ofrecer una nuevo paquete de seguros. Todavía no aparece en la web, pero ya han comenzado a ofrecérselo a sus “mejores clientes”. A los que tanto cuidan. A sus socios.

Pues eso. Ayer me llamaron para ofrecerme su nuevo Seguro de Vida. La chica que me llamó estaba muy lanzada, así que cansado ya de luchar contra tele operadores de Jazztel, Orange, Ono, Gas Natural y todas estas empresas que siempre encuentran el peor momento para llamar (quizá cualquier momento es el peor momento), la dejé hablar y que me lanzara todo su ataque promocional. Que gran idea tuve. Después de contarme todas las coberturas que tenía el seguro, el precio tan bajo mensual, la gran suma de dinero que cubriría cualquier accidente laboral que supusiera alguna lesión grave o mi muerte (fue una llamada un tanto tétrica) me preguntó que me parecía. Por supuesto le dije que no estaba interesado (no hay cosa que me dé más yuyu que los seguros de vida) y es el momento que ella estaba esperando para lanzarme su último ataque. Su gran oferta para convencerme: “Para que se lo piense mejor, usted puede apuntarse gratis durante un mes y así comprobar las coberturas”. Un silencio de reflexión por favor.

¡¡¡¡¿¿¿Cómo quieren que pruebe las coberturas de un Seguro de Vida en un mes???!!!! ¿Están locos? ¿Qué quieren diga..? A ver, voy a probar a romperme la columna y así veo cómo se comporta mi seguro… pero solo este mes que luego tengo que pagarlo. Hay que darse prisa… Me dejó a cuadros. Aún sigo en shock. ¿Qué publicista está detrás de esto? ¿A cuántas personas habrán convencido con ello? Es que es de sonados.

Se lo comenté a la chica y después de quedarse un momento callada, se empezó a reír. Eso demuestra que esta gente recita las cosas de memoria. Sin pensarlas. Lo entiendo. Es un trabajo poco apetecible como para encima reflexionar sobre él. La culpa no es de ellas sino de sus jefes y de la gente que supuestamente está ahí para “pensar”.

Por supuesto me he apuntado a la promoción 🙂

Read Full Post »

Tengo ganas de escribir esta entrada. Todo surgió ayer en una conversación con un compañero de trabajo. ¿El tema que la motivó? La piratería, el canon digital, la sentencia europea sobre estos temas… Típica conversación de un día de trabajo.

Bueno, creo que si soy capaz de escribir bien esta entrada (os aseguro que me supone un reto) llegaréis al estado mental en el que me encuentro y que no tengo claro cómo definir. Espero que os sorprenda. Por eso, voy a tratar de escribir la entrada en la manera en que se haría el proceso mental para intentar que la idea surja en vuestras cabezas y que esta entrada sea sólo una guía de pensamiento. A ver si lo consigo.

Lo primero puede que para algunos sea innecesario y algo pesado, pero creo que para la mayoría es totalmente necesario para comprender el resto del razonamiento. Necesito enseñaros algo sobre cómo funciona un ordenador y sobre el tratamiento digital de los datos, cualquier tipo de datos.

Los ordenadores trabajan en estados binarios. 1 o 0. Algo puede ser ON u OFF. Vale, esto creo que todos lo sabíais. La cosa es que cuando se trabaja con un ordenador, todo debe convertirse a una representación binaria pues es la que seremos capaces de procesar. Si, Por ello, hay que trabajar en base binaria. Voy a explicar que significa esto.

Nosotros trabajamos en base decimal. Esto quiere decir que nuestros números van del 0 al 9. Si aumentamos una unidad ya estaríamos en las decenas. A 10 decenas pasaríamos a las centenas. Y así sucesivamente. Los ordenadores hacen lo mismo, pero solo trabajan de 0 a 1. Al aumentar una unidad más, ya se pasaría a “sus decenas” (no es un buen nombre) y así sucesivamente. Lo vemos con un par de ejemplos:

Base decimal: 008, 009, 010, 011, 012, …, 098, 099, 100, 101, …
Base binaria: 000, 001, 010, 011, 100, 101, …

Por supuesto, un número binario se corresponde con un número decimal y viceversa. Lo vemos:

Número binario: 100111011 = 1*2^8 + 0*2^7 + 0*2^6 + 1*2^5 + 1*2^4 + 1*2^3 + 0*2^2 + 1*2^1 + 1*2^0 = 256 + 32 + 16 + 8 + 2 + 1 = 315

(* significa multiplicar y ^ elevar)

No sé si se habrá entendido bien este proceso pero hemos visto que el número binario 100111011 es igual al número decimal 315. Si queréis entender un poco mejor esto o directamente entenderlo porque no lo he explicado nada bien, podéis leer la siempre socorrida wikipedia

Seguimos. Una vez que sabemos que los ordenadores sólo trabajan con número binarios, es necesario saber a que nos referimos cuando digo “trabajan”. Me voy a limitar únicamente al tema sobre el que trata esta entrada que son los datos almacenados en nuestro ordenador. Con esto me refiero a documentos de texto, fotos, vídeos, música… estas cosas comunes de todos los días. Pues estas cosas, que cuando nosotros las vemos nos parecen textos, fotos, vídeos o música, para los ordenadores no son más que un conjunto de 1s y 0s, lo que en informática se conocen como bits. Os lo explico un poco mejor.

Parto del ejemplo más sencillo que es el texto. Para un ordenador, cuando trabaja con un texto, cada letra está representada por un número, que por supuesto es binario. Según el tipo de documento que estemos utilizando (si es de word, del bloc de notas, una página web…) cambiará la representación. Pueden ser números más grandes o más pequeños, pero siempre es un número (creo que los más listos ya sabrán por dónde van los tiros de esta entrada, pero sigo).

Vamos a verlo todo con un ejemplo clarificador. Pensemos en la palabra “HOLA”. Si utilizamos la codificación más típica, que utiliza 8 bits para cada letra, vemos que la palabra HOLA, será procesada como:

H = 72 => 01001000
O = 79 => 01001111
L = 76 => 01001100
A = 65 => 01001000

Por lo tanto HOLA = 01001000010011110100110001001000 => 1213156424 en decimal. Podemos ver que cuando trabajamos en el mundo digital, la palabra HOLA equivale unívocamente al número 1213156424 y no a otro.

Ahora pensemos más a lo grande. Un libro. Un libro no es más que un conjunto de palabras ordenadas y por tanto de letras, y por lo tanto de bits. Así que si cogemos todas las letras de un libro, las convertimos en el número binario y ese número lo pasamos a su representación decimal obtendremos un número. El que sea, muy grande seguro, pero un número. Con esto quiero decir que cualquier libro equivale únicamente a un número cuando trabajamos en el mundo digital. Todo lo que el autor ha pensado, todas las horas que ha gastado para crearlo, todo el trabajo, se reduce únicamente a un número. Un número que alguien con mucho tiempo podría haber tecleado aleatoriamente y luego hacer la conversión contraria. Un maldito número. ¿Os imagináis? Escribo un número de chorrecientas cifras, le doy a convertir en letras (hay programas que lo hacen) y me sale el Quijote. ¿O por qué no un libro mucho mejor que aún nadie ha escrito? ¿Por qué no dedicarme a registrar todos los números por si de alguno sale una obra maestra?

Por supuesto, esto que os he explicado sobre los libros, es exactamente igual en otros tipos de datos, como música, fotos o vídeos. Es más complejo el proceso de codificación, pero al final el proceso es el mismo. Vas a obtener un número. Un número mucho más grande (por eso una película ocupa mucho más que una canción que a su vez ocupa más que una foto y mucho más que un libro), pero un solo número. Asusta. Toda obra de arte reproducible en formato digital se reduce a ser únicamente un número. Con esto dejo fuera a la pintura, la danza, la escultura, la arquitectura (aunque los planos sí serían un número) o el teatro (lo mismo ocurre con el libreto).

Cuando piensas en esto, ¿dónde queda el arte? ¿Podrían las máquinas componer una música mejor que la Mozart por el simple hecho de prueba y error, probando con todos los números? ¿Se puede generar una fotografía de la nada que signifique la cosa más bella jamás vista? ¿Todo el proceso de creación de una película, con todas las personas que están involucradas, todos los gastos, material, horas de trabajo, se podría reducir a dar con el número correcto? Desanima un poco. Viéndolo desde este punto, ¿qué es la creación o creatividad? ¿Encontrar el número correcto?

No lo creo. Hay dos cosas que para mí, destrozan esta teoría. Vale, admitimos que una obra = un número, sí o sí. Aquí no hay duda ni refutación. Pero vamos a darle una vuelta y para ello volvamos al ejemplo de HOLA. HOLA = 1213156424. Vale. Pero estamos diciendo que una palabra de 4 letras equivale a un número de 10 cifras. Sólo ese número. Ahora supongamos un libro. Las cifras serían escandalosas. Dar con ese número que suponga la gran obra maestra que estamos buscando podría ser un trabajo mucho más laborioso (en términos de tiempo) que escribir ese libro. Es prácticamente imposible dar con ese número mágico que haga de tí el mejor escritor de la historia. A día de hoy y con las herramientas computacionales existentes no es viable (en un futuro…). Por otro lado, en caso de dar con el número correcto, que sería eso. Sería como un descubrimiento. Como cuando Colón se encontró sin querer con América. No es una creación. No se ha puesto a pensar que quería hacer. Simplemente la encontró ya hecha en ese baúl escondido en el lugar más recóndito del mundo, prácticamente inaccesible. Eso no es arte. Eso no es nada. Por eso el proceso creativo, no sólo es necesario sino que, es el único válido para que el arte exista.

Aunque esto último, abre otro interesante debate. Si se puede encontrar ese número mágico que descubra el gran libro secreto, significa que ese libro ya ha sido escrito. Lo único es que nadie lo ha puesto en palabras entendibles por nosotros. En que lugar deja eso a la creación. Quiero decir, cualquier cosa que escribamos, fotografiemos, compongamos y toquemos o grabemos ya existe. Es uno de los infinitos números que existen. Aquí dejo este punto. Que cada uno desarrolle sus ideas.

Como os dije al principio, no tengo muy claro que pensar acerca de todo esto. Me ha puesto la cabeza del revés y aún no tengo nada claro. Escribo esta entrada con tres motivos. Primero, tratar de aclarar un poco mi cabeza exponiéndolo de forma explicativa (cada vez utilizo más este blog como mi psicólogo personal). Segundo, transmitiros estas ideas, que como poco me parecen muy interesantes. Y por último, tratar de haceros partícipes de este debate y extenderlo un poco en los comentarios, que seguro que tenéis mucho que decir.

Espero que os haya interesado, que os haya hecho pensar y especialmente que haya conseguido explicarlo bien. Un saludo. Yo sigo aquí pensando.

Read Full Post »

Hasta en los sitios más insospechados se abren ventanas

Y si es para ver algo así merece la pena asomarse

Read Full Post »

Hace ya bastante tiempo escribí una entrada acerca de un hombre indestructible, un hombre que sobrevivió a dos bombas nucleares, las dos únicas bombas nucleares lanzadas contra una población humana. Si no leísteis en su momento podéis hacerlo aqui.
Pues bien. Heme aquí habiendo encontrado a la que sería su réplica perfecta. Señores y señoras, os presento a…

Vesna Vulovic: La mujer indestructible!!!

Vesna Vulovic: "La mujer indestructible"

Mujer que sobrevivió a una caida de más de 10.000 metros.

Os cuento la historia de esta mujer. Vesna era una azafata que trabajaba en un avión DC-9 de la compañía yugoslava JAT. Vesna volaba el día 26 de enero de 1972 de Copenhague a Belgrado junto con 22 pasajeros y 6 tripulantes a bordo. Desgraciadamente, mientras Vesna repartía las comidas en el avión, un terrorista hizo explotar una bomba oculta en el equipaje en mitad del vuelo. Se encontraban a unos 10.160 metros de altura. La bomba partió en dos el avión.

Todo el mundo falleció. Menos ella. Vesna perdió el conocimiento y se precipitó al vacío. Se golpeó contra el suelo en el norte de Bohemia, cerca de la frontera con Alemania y quedó inconsciente con graves lesiones craneales (qué menos). También se fracturó la columna vertebral, las piernas, la pelvis y las costillas. Todo esto ocurrió cerca de la pequeña ciudad de Srbská Kamenice, en la que uno de los vecinos distinguió las piernas de Vesna entre el fuselaje.
Este vecino, tuvo el buen criterio de no mover el cuerpo de Vesna. Tan sólo la cubrió con un abrigo y le abrió las vías respiratorias hasta que llegaron las asistencias sanitarias.

Vesna permaneció en coma durante 3 días. Al despertar sus dos primeras frases fueron: “¿Puedo fumar un cigarrillo?” y “¿Dónde están mis perros y mis gatos?”. Vesna no podía moverse de cintura para abajo, pero en un año consiguió caminar, e incluso se incorporó a un trabajo de oficina.

Esta caída está registrada en el libro Guinness de los records, como no podía ser menos. Podéis leer los detalles de todo esto aqui. Realmente increíble.

Buscando más sobre este tema, me he encontrado con otra de estas investigaciones que tanto me gustan y me dejan perplejo. En este caso se trata del doctor Richard Snyder (os juro que no saqué el nombre del malo de Olimpo de aquí) que ha dedicado la friolera de 50 años de su vida a investigar caídas de personas. Sí, como lo habéis oído. Este tío ha estudiado más 33.000 caídas desde todas las alturas y de todas las variedades, profundizando en lo él llama “tolerancia humana al impacto”. Tócate las narices. Aquí podéis ver toda su obra.

Pues según este señor, para sobrevivir a una caída de más de 300 metros, todo depende de cómo caigas, dónde aterrices y de tu propia condición física. Creo que este hombre ha malgastado su vida. En serio.

Y aquí tenéis uno de sus mejores descubrimientos: tienen más posibilidades de sobrevivir los suicidas o los pacientes psicóticos que las personas normales que caen accidentalmente. Su explicación es que “el acto de saltar puede ser una liberación para él y, a diferencia de la mayoría de nosotros, esa persona puede disfrutar con el salto. Como consecuencia de ello, puede estar físicamente relajado en el momento del impacto, lo cual parece ser, en sí mismo, un criterio importante para sobrevivir a la caída libre. Lo mismo sucede con las personas alcoholizadas: están tan anormalmente relajados que sobreviven mucho mejor a las caídas”. Vaya personaje.

Sigo alucinando con la pasta que se dejan algunas universidades o laboratorios en estudios. ¿Es qué nadie hace un casting a los científicos antes de soltar la pasta? Increíble.

Bueno, antes de dejaros y por finalizar este gran estudio sobre las caídas de las personas, os dejo una lista con 10 recomendaciones en caso de que os caigáis:

1.- Intenta frenarte un poco, maximizando la superficie para crear más rozamiento. (Lo cual puede servirte de poco a menos que te hayas caído de un avión. Hay mucha física en el desafío a la ley de la gravedad.)
2.- Encuentra un buen lugar para caer. Cemento, tejados y superficies (ejem) «inflexibles» son malas. Nieve, agua, vegetación y árboles son menos malos.
3.- Dirige un poco tu caída (en plan supermán, literalmente).
4.- Dobla las rodillas.
5.- Relájate (aunque puede resultar un poco dificilillo)
6.- Cae con los pies por delante.
7.- Y con los tobillos si es posible.
8.- Protégete la cabeza.
9.- Controla la orientación de tu cuerpo. Tras el impacto inicial lo mejor es intentar girar para caer de lado o de espaldas. La idea es distribuir las fuerzas. (Probablemente te rompas todos los huesos, pero la idea es sobrevivir).
10.- Consigue ayuda médica inmediatamente. (Hey, ¡gran idea!)

Gentileza de microsiervos que tradujeron este artículo.

Y acabamos con este vídeo de caídas en general, que siempre tienen su gracia 😉

Read Full Post »

Older Posts »