Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘palomas’

Llevo un tiempo queriendo escribir la siguiente entrada. Exactamente desde el día en que estudiando mi último examen de la carrera (eso espero, aún no se las notas) encontré una referencia a un experimento que el investigador Shigen Watanabe realizó en 1995 en la Universidad de Tokio. El experimento es realmente curioso. Una vez que lo leí (varias veces para creerlo), hice lo que suelo hacer cada vez que encuentro algo sorprendente o por lo menos suficientemente divertido, que es llamar a Carlos (compañero del blog) y comentárselo. Normalmente una vez que hago esto solemos hacer varias cosas. La primera es reírnos bastante (si alguien oyera alguna vez nuestras conversaciones alucinaría bastante de las paridas que llegamos a decir, por suerte nadie las escucha) para después tratar de sacar algo serio, o por lo menos algo útil de la anécdota (la mayoría de las veces no lo conseguimos, pero ahí está el PUBLIESPERA). En este caso, lo que sacamos fue la idea para esta entrada, así que considerar a Carlos coautor de la entrada.

Bueno, lo primero que voy a hacer es explicar este experimento tan curioso. Al señor Watanabe se lo ocurrió la idea (no quiero ni imaginar en qué estaría pensando o qué estaría haciendo este señor cuando se le ocurrió) de entrenar a un conjunto amplio de palomas para convertirlas en expertas en arte. El experimento consistía en pasarles a las palomas un conjunto de cuadros de artistas. Siempre del mismo, así se entrenaban las palomas para que fueran capaces de reconocer a un solo artista. Es decir, las palomas se encontraban dentro de sus jaulas y se les presentaban cuadros de Chagall y Van Gogh. Si picaban en los cuadros de un artista en particular eran premiadas con comida. Una vez entrenadas las palomas, éstas eran capaces de reconocer con una tasa de acierto del 95% en cuadros ya vistos, pero lo que es más impresionante es que tenían una tasa de acierto del 85% en cuadros nunca vistos antes. Esto significa que las palomas no actuaban de memoria, sino que eran capaces de extraer patrones de los cuadros y generalizar. Si os interesa conocer más sobre este experimento podéis leer sobre él aquí: http://labiologiaestupenda.blogspot.com/2007/11/palomas.html, que viene muy bien explicado.

El caso es que si nos ponemos a pensar un poco sobre ello, los resultados de este experimento no sólo dejan de ser totalmente sorprendentes, sino que nos daremos cuenta de lo estúpidos que somos por no haber dado por supuesto esto. Las palomas son unos seres que desde siempre han sabido apreciar el buen arte. Es algo que llevan en su genética. Es más, la definición del buen arte viene por medio de las palomas. Me explico. Desde tiempos inmemorables, las palomas siempre han estado en plazas céntricas de las ciudades. ¿Qué suele haber en estas plazas? Normalmente suelen estar las catedrales o los edificios más emblemáticos de las ciudades. Digamos que suele estar la arquitectura más bonita de cada urbe. ¿Es esto una casualidad? No. Las palomas no van a esas plazas porque sí. Van para apreciar esos edificios. En las plazas feas no hay nunca ninguna paloma. Poco a poco, los humanos hemos ido evolucionando para adquirir el mismo gusto por el arte que las palomas, adaptándonos a que los edificios que hay en las plazas donde se juntan las palomas son bonitos y viceversa. Seguramente, cuando se construyeron los edificios que hay en las plazas feas, fueron considerados bonitos (sino para qué se iban a haber hecho, es tontería). De hecho un mecanismo de defensa que tienen estos animales contra el arte feo todos sabemos ya cuál es. En lo más profundo de su interior crece un deseo irrefrenable de tapar lo que ellas consideran poco artístico (ya sea un edificio, un coche o la nuca de algunas personas).

Poco a poco nuestros gustos han ido siendo modificados por el criterio artístico de las palomas. Este cambio luego se ha extendido al resto de las artes. Yo no digo que el hombre no haya puesto de su parte (es evidente viendo la cantidad de “artistas” que siempre ha habido en nuestra especie), pero claramente los profesores de lo que podría considerarse nuestro instinto artístico son ni más ni menos que las palomas.

Esto es solo una pequeña divagación, pero espero que os haya animado a pensar sobre qué es el arte y sobre sí realmente es una cualidad totalmente innata del hombre. Yo ya tengo claro que no.

Hasta pronto (esta vez sí será más pronto que tarde).

P.D: se que aún os debo el desenlace de la cartografía, pero algunas cartas estaban un poco defectuosas y estamos tratando de restaurarlas. Próximamente nuestro laboratorio forense nos proporcionará el material necesario para poder finalizar la historia que tiene a medio internet en vilo. 

Anuncios

Read Full Post »