Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘vida’

Motivación

Cuanto más va pasando el tiempo y voy acumulando más y más experiencias en el terreno profesional (y también en el personal por supuesto) me voy dando cuenta de que hay un concepto que tiene un carácter imprescindible para poder llevar a cabo cualquier actividad. Es un concepto sobre el que se incide poco a lo largo de la etapa formativa de una persona pero que se torna vital cuando uno se enfrenta a retos profesionales que por definición le son a uno extraños y ajenos (en caso contrario serían retos personales). Efectivamente, como ya habréis adivinado gracias al espoileante título de la entrada, se trata de la Motivación. Preparaos para otra entrada de ombliguismo máximo 🙂

Si buscamos motivación en Wikipedia podremos ver que se define como “los estímulos que mueven a la persona a realizar determinadas acciones y persistir en ellas para su culminación”. Muy interesante. A la hora de trabajar, normalmente un jefe te ordena una acción a realizar, un objetivo a cumplir. Es tu trabajo así que toca llevarlo a cabo. El problema es cuando esa razón no es suficiente para ponerse a ello. Si analizamos la anterior frase “es tu trabajo así que…” podemos ver que en ella ya hay varias motivaciones implícitas:

  • El que sea tu trabajo significa que es tu sustento. De llevar a cabo esta tarea de una manera satisfactoria depende el cobrar a final de mes y con ello poder pagar todos los gastos asociados con una vida.
  • El no realizarla bien podría significar un despido y por tanto la necesidad de buscar otro empleo.
  • Ahora viene la gran pregunta… ¿qué ocurre cuando estas razones no pesan tanto en una persona como para motivarla?
    Aquí es donde debe actuar el manual de psicología que todo buen jefe debe tener en su mesita de noche. Es necesario saber encontrar las motivaciones necesarias de tus empleados para poder ir cumpliendo los objetivos que el trabajo conlleva. Ese es el verdadero trabajo de un buen jefe. Encontrar los motivos y razones que hacen que sus trabajadores realicen correctamente sus trabajos asignados.

    Entonces es donde yo me encuentro con un gran problema. ¿Qué pasa si no tengo un buen jefe o directamente no tengo jefe? Se podría decir que esa es mi situación. En gran medida soy mi propio jefe. A ver, entenderme, tengo un jefe, alguien por encima de mí en el organigrama empresarial, pero no alguien que me ordene mis tareas diarias. Estoy metido en un proyecto (en el que me metió mi jefe) que estoy gestionando y desarrollando yo mismo. Yo lo he planificado y yo lo estoy llevando a cabo. En esa situación es muy fácil mentirme a mí mismo y perder el tiempo. Necesito encontrar motivaciones personales para llevar a cabo mi trabajo. Tengo que hablarme desde una perspectiva de jefe y escucharme desde una perspectiva de empleado. No es fácil. Os lo aseguro.

    En parte es algo bastante similar a lo que todos hemos vivido durante la carrera o instituto. El ir estudiando día a día. El prepararse los exámenes. Es un trabajo que cada uno hacíamos por nuestra cuenta. La diferencia es que yo no tengo ni profesores mandando trabajos o dosificando la carga de estudio a la semana (por la cantidad de materia impartida) ni unos exámenes marcados a fuego en el calendario. Es cierto que si tengo una suerte de fechas límite (en parte autoimpuestas) y que cuando me acerco a ellas mi motivación por mi trabajo sube como la espuma, pero cuando estoy lejos… Es muy difícil.
    Sé que soy una persona que, motivada, trabajo muy bien y obtengo grandes resultados. No tengo dudas sobre ello. También me creo bastante profesional y el trabajo hacerse se hace. Pero lo que vengo a decir aquí (tampoco lo tengo muy claro no te creas) es que una cosa es hacer las tareas y otra muy diferente es hacerlas con ganas y disfrutando del trabajo. Eso es lo que yo estoy echando en falta. Esas ganas por hacer las cosas que me surgen espontáneamente en cuanto me pongo a escribir una historia propia, trabajar en un proyecto personal o diseñar y construir unos muñecos gigantes para luego rodar tonterías con ellos.
    Y eso no debería pasar. Me paso un tercio de mi tiempo sentado en mi silla del trabajo. Lo que debería ocurrir es que, como mínimo, lo que haga me interese y me llenara. Ya no te digo que lo disfrutara. No sé si es un problema del trabajo actual que desempeño. No sé si sería capaz de encontrar algún otro que realmente me motivara per se. Pero creo que merece la pena buscarlo.

    Por lo pronto, últimamente todos los objetivos que me propongo conseguir en mi vida pertenecen al término personal y no al profesional. Creo que debo darle una gran pasada a todo lo que concierne a mi carrera laboral y decidir realmente qué me apetece hacer, qué quiero ser y qué quiero conseguir. Porque si echo la vista atrás y me recuerdo a mí mismo de pequeño contestando a la famosa pregunta de “¿qué quieres ser de mayor?”, sé que ahora mismo estoy muy lejos de la respuesta que daría ese pequeño dup. Y eso no debería ser así.

    Por lo que comienza mi búsqueda de la motivación, allí donde esté!!!

    Read Full Post »